Portada » Entradas » Reflexiones y conclusiones del fotógrafo valenciano Miguel David

Reflexiones y conclusiones del fotógrafo valenciano Miguel David

Con la buena excusa de una exposición recién inaugurada en nuestra ciudad (concretamente en La Beneficencia), y aún mejor tratándose de un fotógrafo valenciano, os damos a conocer las reflexiones, conclusiones y presentación de Miguel David:

 

Nací hace unos años, más de los que yo quisiera, en un pueblo cercano a Valencia, exactamente en Manises.

Actualmente resido, siempre que puedo y el trabajo me lo permite, en Moraira. Alicante. “… donde, desde mi atalaya, contemplo la inmensidad del Mar Mediterráneo como si de una metáfora soledosa se tratase…”, huyendo de la contaminación, de los ruidos y de la masificación.

En cuanto a la fotografía, que es lo que nos interesa, si no recuerdo mal, llegué a la foto cronológicamente tardío, allá por los años 88. A decir verdad me introduje en la fotografía como una aventura – me atraía y cautivaba – y sigo en ella por placer y divertimento, ya que me sigue fascinando.

Al primer certamen que acudí – la verdad es que no supe o no pude hacer otra cosa – fue al de Quart del año 89.
                                                                                                                                                                             Aquí corremos un tupido velo!!!!
Con nuevas inquietudes y en plena evolución… en el año 2006, doy por finalizado mi paso por los certámenes fotográficos. Tenía otras motivaciones y tribulaciones. En los certámenes consideraba que siempre me encontraba en el mismo lugar, no evolucionaba. A partir de ese momento comienzo con mis ”trabajos” fotográficos.
En cuanto exposiciones, mi primera exposición fue en el Corral del Pato, peculiar nombre para peculiar lugar, en Gata, Alicante, corría el año 95. La siguiente en La Bodeguillla del Gato .-. parecía, más que fotógrafo, un zoológico .-. También tengo buenos recuerdos de la exposición de la CAM de Torrent año 98, Agfoval año 89. Las exposiciones realizadas durante los años 2003 y 2004, con motivo de la edición del libro “Diario de un Fotógrafo”. Las exposiciones realizadas durante el año 2008 con motivo de la publicación del libro “ Silencios y Soledades ”. La exposición “PNT”, incluida en Valencia Fotográfica 2010. La presentación del libro y exposición “PNT BLNC” en Manises en el museo MUMAF. En futuro/presente La exposición de “PNT” en El Centre Cultural La Beneficencia.

Y por supuesto, en línea con las últimas exposiciones, y tras mi finalización en la concursística, (“… Su trabajo por series le facilita este tipo de producción editorial, haciendo que el libro pueda ser la imagen de las imágenes…” Rafa Prats), de lo que más orgulloso estoy hasta el momento es de la publicación de los libros “Diario de un Fotógrafo”, “Silencios y Soledades” y “PNT BLNC”, donde, en los dos primeros, pude aunar el esfuerzo de varias Casas de Cultura, para la realización de los mismos; en el último, y en plena crisis, modifiqué el sistema de subvención, consiguiendo ciento cincuenta micro-patrocinadores, incluyendo ReVelarTe. Así mismo pude comprobar que con la edición de libros la repercusión mediática era algo superior. Tanto a nivel de revistas – portafolios en la revista SuperFoto, la Fotografía y Casanova – como a nivel de promoción fotográfico – entrevistas en emisoras de radio nacional, SER, como en televisiones locales, Denia, Alzira, Altea, Torrent… De “concursero” pasas, siendo el mismo, a ser “artista”.

En mis planteamientos fotográficos, siempre he sido una persona mucho mas preocupada por el concepto, la abstracción y el hallazgo de formas, que por la toma de una foto social, comprometida o cruda. A veces me he preguntado sobre el porqué de esta predilección y no consigo dar con la respuesta. Cuestión de gustos, de educación o de forma de entender la vida… supongo.
Insisto que en mis conceptos siempre tomé la vía intimista, la de la foto interior, subjetiva y personal huyendo de los tópicos y reportajes “fáciles”.
Razonablemente, podríamos mencionar que, según la fotógrafa Sonja Bullaty, “La vida entera de uno precede al momento en que apretamos el obturador”. Un hecho a tener en cuenta, y con el que estoy totalmente de acuerdo, ya, que cuando miro a través del objetivo, de forma consciente o incluso de modo totalmente inconsciente, observo con toda mi carga social adquirida a lo largo de los años, la carga de “miguel david”. Familia, estudios, amigos, lecturas… lugar donde habito… música, política, relaciones sociales… ¿por qué fotografío “esto” y no “aquello”? Me pregunto. Y nunca consigo dar con la respuesta.

El reportaje, la verdad es que me divierte, pero sigo prefiriendo la foto conceptual, la foto abstracta, imprecisa e indefinida, en pocas palabras la foto que me hace reflexionar. Me gusta que las personas que contemplan las imágenes dejen de ser espectadores pasivos y que se conviertan, a través de la interpretación y de la imaginación, en unos cómplices creativos de la obra.

En el último trabajo “PNT BLNC”, me enfrasco en la foto metafórica y conceptual, donde a través de profundos negros y oscuras cavernas buscamos la luz, la verdad. La verdad no la vamos a encontrar, pero ¿la luz? ¿conseguiremos, aunque sea, ACARICIAR La Luz?

La mirada que dirigimos a la foto no es un simple ejercicio visual, es un haz relacional donde se opera un intercambio de informaciones, reflexiones, sensaciones, emociones entre la personalidad del autor y la del espectador. Pensamos que entendemos la foto cuando la imagen representada coincide con la imágenes del mundo real que conocemos (un paisaje, una naturaleza muerta, un desnudo …) El problema surge cuando en la imagen representada no hay referencias al universo que conocemos.

En esta percepción subjetiva, deduzco que cualquier forma irreconocible y que no encaja con ninguna figura identificable, hace que el espectador intente psíquicamente darle un parecido con algún molde “registrado” en su cerebro. Este hecho hace que se vea obligado a “inventar” figuras y objetos reconocibles. De acuerdo con mi teoría, cualquier acto de visión convoca y atrae un archivo de sensaciones y experiencias acumuladas que sirven para paliar la insuficiente ”realidad”. Los procesos psíquicos son activados por la percepción óptica.

Considero, armonizando con Román de la Calle, que mi foto es INTIMISTA, QUE COQUETEA Y ZIGZAGUEA CON MI AUTOBIOGRAFIA, AMBIGÜA y SUGERENTE, QUE NO DIGO NADA, INSINÚO.

Sigo trabajando con carretes, “Kodak T-Max 100”, en blanco y negro, las imágenes posteriormente las revelo con el proceso clásico de productos químicos, papel baritado de plata. Soy reacio al digital, porque no me gusta el ordenador, lo desconozco, y porque pienso que aún existe un mundo “ahí fuera” que puedo captar, que no conozco, y que puedo darle mi visión fotográfica, todavía, con los sencillos carretes de blanco y negro. Como apunta Rafael Prats “… sigue fiel al blanco y negro, a su cámara analógica y al acto íntimo del revelado en su laboratorio…”

                                                                                                                     www.migueldavid.com